October 23, 2021
From Workers.org
69 views


La siguiente declaración fue hecha en un Tribunal Federal de los Estados Unidos en Miami, el 16 de octubre. La declaración fue editada a la ligera. 

Mi nombre es Alex Nain Saab Moran con pasaporte diplomático venezolano número 045778720. Soy enviado especial con inmunidad diplomática para la Federación Rusa y la República Islámica de Irán desde abril 2018 y Embajador de Venezuela plenipotenciario alterno ante la Unión Africana. 

Fui secuestrado por Cabo Verde el 12 de junio de 2020 cuando mi vuelo paró a repostar gasolina en una misión especial humanitaria que debía continuar a la república islámica de Irán por orden de Mi presidente Nicolás Maduro Moros. 

Me secuestraron sin orden de arresto como lo exige la ley en Cabo Verde y sin orden de Interpol, en un país que no tiene tratado de extradición con EE.UU., e hicieron caso omiso a mi inmunidad diplomática que incluso fue reclamada por Venezuela de inmediato. 

Fui torturado físicamente y psicológicamente por EE.UU. y Cabo Verde, con la anuencia del gobierno de Donald Trump, y miembros del gobierno de cabo verde como el ministro Landim, el primer ministro Ulysess Correia da Silva, Carlos Reiss jefe de seguridad nacional, Paulo Rocha ministro de Gobierno y el director de la prisión de Sal el sr Correia durante ocho meses con el apoyo económico de USA, Juan Guaido y el ex jefe de seguridad de Narnia Ivan Simonivis, hasta que la presión internacional, de Su Gobierno y la decisión de Ecowas/ Cedeao de pasarme a libertad domiciliaria no pudieron contenerla más. 

La prisión domiciliaria fue una farsa ya que siempre permanecl encerrado igual que en prisión y vigilado las 24 horas del día por un promedio de 50 militares que eran los que manejaban las llaves de la casa en la cual no tenía privacidad ni acceso a teléfono o cartas. Todo lo debía hacer a través de un solo abogado, el Doctor Pinto Monteiro que fue el único autorizado a entrar a visitarme, todo el equipo de abogados internacionales fue deportado varias veces apenas aterrizaron en Cabo Verde. 

En Cabo Verde, país lacayo del imperio, corrupto y cobarde, me fueron violados todos los derechos humanos, violaron sus propias leyes, los plazos, los términos, al antojo y órdenes de los Estados Unidos. Ahora la corte constitucional ha decidido violar 12 puntos constitucionales que eran imposibles de violar y han autorizado mi extradición.

Responsabilizo totalmente al gobierno de Estados Unidos y a la oposición extremista del gobierno de Narnia, por mi integridad, por mi vida, en la prisión a la que me llevan. 

Enfrentaré el juicio con total dignidad y haciendo valer mi inmunidad diplomática como servidor de la República Bolivariana de Venezuela desde abril del 2018. 

Deseo dejar claro que no tengo nada que colaborar con Estados Unidos, que no he cometido ningún delito ni en EE.UU. ni en ningún país, que no pienso mentir para favorecer a EE.UU. en contra del Presidente Nicolás Maduro ni su gobierno; gobierno dedicado totalmente al bienestar de su pueblo y que atraviesa un bloqueo inhumano por parte de Estados Unidos que desea apoderarse de las riquezas del país. Rodeemos con un escudo humano a nuestro presidente y nuestro Gobierno y no nos permitamos ser derrotados. ¡Nunca volverán!

Declaro que estoy en pleno uso de mi razón, que no soy suicida, por si acaso me asesinan y dicen que me suicide, algo que nunca haría. 

Amo a mi esposa Camilla y mis hijos Shadi, Isham, Jad, Mariam Rose y Charlotte más que mi propia vida. Les pido sean fuertes y se mantengan siempre unidos. ¡Unidos Venceremos ! ¡Tengan siempre fe en Dios!




Source: Workers.org