January 8, 2023
From Liberation News
230 views

Foto: Lula celebra con una multitud de sus partidarios la noche de las elecciones, octubre del 2022. Cr茅dito: @ptbrasil/Ricardo Stuckert

El partido por el Socialismo y la Liberaci贸n se une a innumerables personas y organizaciones progresistas alrededor del mundo en expresar su indignaci贸n por el intento de golpe de estado llevado a cabo por partidarios del expresidente Jair Bolsonaro el pasado 8 de enero en Brasil. Ese d铆a, una multitud de miles de personas se dirigieron a la capital del pa铆s, Brasilia, y asaltaron y saquearon los edificios de la Corte Suprema, la Presidencia y el Congreso de Brasil. Exigieron intervenci贸n militar contra el gobierno del presidente Luiz In谩cio Lula da Silva del Partido de los Trabajadores, quien derrot贸 a Jair Bolsonaro en las elecciones democr谩ticas el a帽o pasado. 

Ahora mismo, Bolsonaro est谩 en los Estados Unidos, a donde huy贸 justo antes de que Lula asumiera el cargo de presidente el pasado 1 de enero. Anderson Torres, el ex Ministro de Justicia bajo Bolsonaro, quien la semana pasada fue nombrado Ministro de Seguridad P煤blica de la capital del pa铆s, Brasilia, tambi茅n est谩 en los EE. UU. Torres parece haber estado involucrado directamente en la planificaci贸n del ataque, y por meses Bolsonaro claramente ha estado creando el clima pol铆tico para un intento de golpe de estado como este con sus acusaciones falsas de fraude electoral. Ninguno de ellos deber铆a recibir la ayuda del gobierno de los EE. UU. 鈥揹eber铆an enfrentar la justicia en Brasil. 

La Corte Suprema, la Presidencia y el Congreso de Brasil est谩n ubicados en una plaza en Brasilia, cuyo gobernador es partidario de Bolsonaro. Una multitud de miles de personas con el apoyo aparente de algunos de los elementos de las fuerzas de seguridad se juntaron y marcharon en la plaza. Gleisi Hoffman, la Presidenta del Partido de Trabajadores, dijo que 鈥淓l gobierno del distrito federal fue irresponsable frente a la invasi贸n de Brasilia y el Congreso Nacional. Su crimen es contra la democracia鈥.

Lula no estaba en la capital, estaba brindando ayuda a las v铆ctimas de una inundaci贸n en la ciudad de Araraquara. Pocas horas despu茅s del ataque, Lula anunci贸 que iba a movilizar fuerzas de seguridad federal para reestablecer el orden y defender la democracia contra este indignante ataque. 鈥淎quellos que llamamos fascistas, lo m谩s nefasto en la pol铆tica, invadieron el palacio presidencial y el Congreso鈥, dijo Lula, y denunci贸 鈥渓a incompetencia y la mala fe de las personas que est谩n a cargo de la seguridad en Brasilia鈥. Ese mismo d铆a, Fl谩vio Dino, el Ministro de Justicia, declar贸: 鈥淓ste intento absurdo de imponer su voluntad va a fracasar鈥. 

Bolsonaro parece estar aislado internacionalmente, pero no porque sea un oponente de los EE. UU. y de otros poderes imperiales 鈥揾asta la administraci贸n Biden y otros gobiernos del occidente saben que apoyar abiertamente un golpe por Bolsonaro, justo despu茅s de su derrota electoral, solo lograr铆a desacreditar y desestabilizar el imperialismo en Am茅rica Latina y el resto del mundo. 

Este intento de golpe ocurre en un momento en el que la pol铆tica brasile帽a se encuentra en una coyuntura. Desde el 2019 hasta finales del a帽o pasado, el gobierno de Bolsonaro implement贸 pol铆ticas que causaron desastre tras desastre en Brasil. Bolsonaro es responsable del manejo criminal de la pandemia, pol铆ticas econ贸micas antiobreras, destrucci贸n ambiental masiva y mucho m谩s. Ha promovido racismo rabioso y mortal contra afrobrasile帽os y brasile帽os ind铆genas, y a menudo expresa opiniones asquerosamente prejuiciosas contra las mujeres y personas de la comunidad LGBTQ. 

Las tendencias fascistas de Bolsonaro tienen ra铆ces profundas en la pol铆tica brasile帽a 鈥揃olsonaro es partidario de la dictadura militar que control贸 el pa铆s de 1964 a 1985, gobierno que era aliado de los EE. UU. Lula emergi贸 como figura pol铆tica nacional como oponente de este r茅gimen asesino, y los movimientos populares de Brasil siguen determinados a defender los derechos democr谩ticos que tanto les ha costado ganar. 

La presidencia de Bolsonaro fue posible gracias al golpe parlamentario que expuls贸 al Partido de Trabajadores del poder en el 2016. El entonces presidente, Dilma Rousseff, fue impugnado con cargos fabricados por el congreso de derecha. Y en un complot que ahora ya ha sido expuesto al p煤blico, fiscales y jueces de derecha conspiraron para fabricar cargos falsos de corrupci贸n contra Lula, la figura pol铆tica m谩s popular del pa铆s, quien desde el 2003 al 2010 lider贸 la primera administraci贸n del Partido de Trabajadores. En el 2018, Lula fue arrestado a base de esas acusaciones completamente falsas. Esto le impidi贸 participar en las elecciones presidenciales de ese a帽o, en las que se pronosticaba derrotar铆a a Bolsonaro. 

Pero gracias a los movimientos populares en Brasil, a los que se unieron grupos de todo el mundo, Lula fue liberado en el 2019. Gan贸 las elecciones del a帽o pasado, comprometi茅ndose a reconstruir el pa铆s despu茅s de la devastaci贸n de los a帽os bajo Bolsonaro, implementar programas sociales y seguir una pol铆tica exterior independiente que apoye la unidad de Am茅rica Latina. Los eventos del 8 de enero son un intento desesperado de la derecha de anular la voluntad democr谩tica de la mayor铆a de los brasile帽os. El Partido por el Socialismo y la Liberaci贸n se une a la gente de Brasil en resistencia contra este ataque. 




Source: Liberationnews.org