November 19, 2021
From Liberation News
37 views


El Partido por el Socialismo y la Liberación se une a millones de personas en todo el país para expresar nuestra completa indignación por la absolución de Kyle Rittenhouse de todos los cargos. Una vez más, el sistema judicial de Estados Unidos ha funcionado para proteger a un asesino racista, que salió a las calles de Kenosha el 25 de agosto de 2020 para hacerle guerra a la gente que protestaba por los disparos de la policía a Jacob Blake, un hombre negro de 29 años. El veredicto es un exasperante recordatorio de la naturaleza fundamentalmente supremacista blanca del sistema legal capitalista de Estados Unidos.

La absolución de Rittenhouse tiene ramificaciones tremendamente peligrosas. En efecto, otorga una licencia para matar a los vigilantes de la derecha, que ahora se sentirán aún más facultados para aterrorizar a la gente en nombre de la “ley y el orden”. Existe una larga y mortífera tradición de violencia de tipo miliciano de extrema derecha en Estados Unidos, y esta amenaza ha recibido ahora un enorme impulso por parte del Estado.

El tribunal canguro presidido por el juez Bruce Schroeder fue una vergüenza, y aumentó en gran medida las posibilidades de que Rittenhouse fuera absuelto por el jurado, compuesto casi todo de personas blancas. El proceso estuvo amañado desde el principio, y se volvió más y más absurdo con cada día que pasaba.

No hay duda de que Rittenhouse fue el agresor

El caso presentado por los abogados de Rittenhouse giró en torno a la alegación de defensa propia. Esta narrativa fue recogida por los medios de comunicación corporativos en un intento de preparar a la opinión pública para que aceptara una absolución, y ridículamente ha llegado incluso a algunos círculos de medios alternativos. Pero un examen de los hechos deja claro que Rittenhouse fue el agresor.

Un vídeo grabado con un teléfono móvil en el que se escucha a Rittenhouse dos semanas antes de los sucesos del 25 de agosto permite conocer su estado de ánimo en ese momento. El vídeo hace un acercamiento a personas que salen de un CVS con objetos en las manos, presumiblemente participando en el saqueo de la tienda. A una de las voces, que suena exactamente como Rittenhouse, se le oye decir: “Hermano, ojalá tuviera mi maldita AR ahora mismo. Les estaría disparando balas”. A pesar de que la fiscalía intentó que el vídeo fuera admitido como prueba, el juez parcial Schroeder rechazó esa moción.

Las protestas contra el tiroteo racista de la policía contra Jacob Blake continuaron el 25 de agosto y estuvieron marcadas por un notable aumento de la presencia de vigilantes. Ese día, Rittenhouse viajó a Kenosha desde su casa en Illinois y más tarde, por la noche, fue a casa del padrastro de su amigo para recuperar su arma. Después se unió a una milicia de derecha reunida en un concesionario de automóviles llamado Car Source. El propietario del concesionario no les pidió que “protegieran” el lugar. Rittenhouse no tenía absolutamente ninguna razón para estar allí: él, junto con sus vigilantes justicieros fascistas, salieron fuertemente armados con la intención de aterrorizar o incluso matar a sus oponentes políticos que se levantaban contra el racismo. Es ridículo que una persona en esa situación alegue “defensa propia”.

Más tarde, durante la noche, Rittenhouse se separó de la milicia en la que se había integrado. Al acercarse al aparcamiento de un concesionario de Car Source a las 11:48 p.m., Rittenhouse pasó corriendo junto a Joseph Rosenbaum y dejó caer un extintor que llevaba. Rittenhouse levantó su rifle para apuntar a Joshua Ziminski, que estaba destrozando coches en el aparcamiento pero que no suponía ninguna amenaza para Rittenhouse. Alguien de la multitud gritó: “¡Arma, arma, arma!”. Rosenbaum, que estaba desarmado, corrió hacia Rittenhouse. Rittenhouse corrió a varios pasos de Rosenbaum, se giró y disparó a Rosenbaum en la cadera. Rosenbaum cayó al suelo incapacitado. Rittenhouse disparó a Rosenbaum tres veces más mientras estaba en el suelo. Un disparo en la espalda lo mata.  

Un grupo de personas siguió a Rittenhouse, creyendo que podía volver a matar. A las 11:49 p.m., Rittenhouse tropieza y cae en la calle. Un individuo desconocido intenta patear a Rittenhouse. Rittenhouse dispara a este individuo y falla. Anthony Huber salta valientemente a la refriega para intentar arrebatarle el rifle a Rittenhouse. Rittenhouse dispara a quemarropa y le dispara a Huber en el corazón, matándolo. Gaige Grosskreutz se acercó a Rittenhouse con una pistola desenfundada para defenderse, una acción perfectamente razonable teniendo en cuenta que Rittenhouse acababa de asesinar a alguien literalmente un minuto antes. La pistola está apuntando en dirección contraria a Rittenhouse y sólo después de que éste dispare a Grosskreutz en el bíceps, el brazo de Grosskreutz cae y apunta a Rittenhouse. Grosskreutz huye para buscar atención médica.

Rittenhouse se levanta y corre hacia una línea policial con las manos en alto. Los transeúntes gritan: “¡Ese es el tirador! Este tipo ha disparado a alguien!” mientras Rittenhouse camina hacia los coches de policía blindados. La policía permite que el adolescente armado pase entre sus filas sin detenerlo ni siquiera interrogarlo.

Esto fue emblemático de la actitud amistosa de la policía hacia los paramilitares de extrema derecha que se habían movilizado esa noche. El Departamento de Policía de Kenosha conspiró con los vigilantes para reprimir e intimidar a los manifestantes antirracistas. A las 9:57 p.m. el sargento de la policía de Kenosha, Adam Jurgens, envió un mensaje a través del sistema de mensajes internos de la policía diciendo: “Si surgen problemas y esos grupos [de milicianos] entran en la mezcla, por favor denles órdenes verbales de retirarse si tenemos los recursos para manejar las llamadas de servicio. Muy amable, pero tenemos que manejar nuestros asuntos internamente en la medida de lo posible”.

La frase final “en la medida de lo posible” y el calificativo “si tenemos los recursos para atender las llamadas de servicio” indican que la policía estaba considerando recurrir a las milicias como una opción para “manejar” a los manifestantes si la situación se salía de su control. Esto resume perfectamente el papel histórico desempeñado por los paramilitares de la supremacía blanca como auxiliares de las fuerzas policiales oficiales de la supremacía blanca.

La cálida relación entre la policía y los vigilantes puede verse en un vídeo en el que la policía ofrece agua a un grupo de vigilantes. Aproximadamente a las 11:30 p.m., un vehículo protegido contra minas y emboscadas se anuncia a los milicianos y les pregunta si quieren agua. Rittenhouse, con su característica camisa verde, gorra blanca y botiquín naranja, pide agua a los policías. Mientras los agentes exigen a los manifestantes antirracistas que se vayan por haber violado el toque de queda, dan las gracias a la milicia. “Se lo apreciamos chicos. De verdad que sí”, dice el policía que maneja el MRAP. La policía no detuvo a los milicianos por pinchar neumáticos en la zona o por apuntar provocativamente con sus armas a los manifestantes.

Un miembro de la milicia de derechas dijo al New York Times (y a los manifestantes la noche del 25 de agosto) que la policía le había dicho a los vigilantes que iban a empujar a los manifestantes antirracistas por la calle en su dirección. La policía lo niega, pero ciertamente forma parte del conjunto de herramientas estándar de represión de la policía el ingeniar provocaciones de esta naturaleza.

El juez amaña el juicio a favor del asesino

Incluso antes de que comenzara el juicio estaba claro que el juez Schroeder estaba predispuesto a favor de Rittenhouse. Decidió acceder a la petición de la defensa de prohibir el uso del término “víctimas” para describir a las personas a las que Rittenhouse disparó. Al mismo tiempo, Schroeder denegó la petición de la fiscalía de prohibir igualmente el uso de palabras como “saqueadores”, “alborotadores” e “incendiarios” para describir a esas mismas personas.

Uno de los momentos más dramáticos (y desagradables) del juicio se produjo cuando el propio Rittenhouse subió al estrado. Ampliamente ridiculizado por ser una actuación evidentemente escenificada, Rittenhouse rompió a llorar mientras relataba y defendía sus acciones asesinas de aquella noche. El juez dio credibilidad a este ridículo espectáculo al llamar a un receso para permitir que Rittenhouse se tranquilizara.

El juez permitió prácticas muy inusuales en la sala para enviar un sutil mensaje psicológico a los miembros del jurado de que Rittenhouse no suponía una amenaza para nadie, alimentando la narrativa racista de la defensa de un “buen chico” atrapado en una mala situación. Una foto infame muestra a Rittenhouse asomándose justo por detrás del hombro del juez mientras ven juntos las pruebas de vídeo: ¡a una persona que está siendo juzgada por dos asesinatos y que intenta un tercero se le permite rondar sin esposas unos metros por detrás del juez que preside! Al final del juicio, se extraen papelitos de una tómbola al azar para determinar quiénes serán los últimos miembros del jurado que deliberarán un veredicto. Esta tarea suele realizarla un secretario judicial, pero en este caso el juez permitió que el propio Rittenhouse sacara las papeletas.

El 11 de noviembre, el juez Schroeder llegó a ordenar a toda la sala que aplaudiera a un testigo de la defensa. Cuando John Black, un veterano del ejército y “experto en el uso de la fuerza” traído al tribunal por los abogados de Rittenhouse, estaba testificando, Schroeder preguntó a la sala si alguien había servido en las fuerzas armadas, ya que era el Día de los Veteranos. Sólo Black se identificó -¡después de que Schroeder se lo pidiera! – y se pidió a la sala que aplaudiera al hombre traído por la defensa para argumentar que Rittenhouse era inocente.

Incluso si la condena por asesinato estaba en duda debido a la naturaleza parcial del juicio, parecía completamente obvio que Rittenhouse sería, como mínimo, declarado culpable de posesión ilegal de un arma de fuego, ya que tenía 17 años en el momento de los asesinatos y, como menor, no estaba autorizado a poseer o llevar su arma. Pero Schroeder desestimó este cargo antes de que el jurado pudiera siquiera considerarlo. En un movimiento extraordinario, Schroeder básicamente anuló la legislatura del estado de Wisconsin e invalidó toda la ley en cuestión debido a un tecnicismo relacionado con la forma en que estaba redactado el estatuto.

Nadie puede decir honestamente que un adolescente negro juzgado por múltiples asesinatos habría recibido el mismo tipo de tratamiento en cualquier tribunal de Estados Unidos. Los denodados esfuerzos por demostrar la presunción de inocencia de Rittenhouse, las ventajas incorporadas para sus abogados y la cobertura favorable de los medios de comunicación no podrían ser más diferentes del racismo judicial del que son víctimas habitualmente los jóvenes negros de clase trabajadora y otros de comunidades oprimidas. Pero Rittenhouse es un justiciero racista blanco, y por lo tanto tiene derecho a amplias protecciones en el sistema de “justicia” de Estados Unidos.

La violencia de los vigilantes es una herramienta de la clase dominante

La clase dominante capitalista estadounidense ha recurrido durante mucho tiempo a la violencia paramilitar fascista y supremacista blanca en momentos cruciales para estabilizar su sistema. Esto se remonta al final de la Guerra Civil, cuando el Ku Klux Klan y organizaciones similares fueron utilizadas para hacer retroceder el proyecto radical de la Reconstrucción mediante el empleo de un terrorismo brutal. A principios del siglo XX, el Klan resurgió para reprimir la creciente militancia obrera y la lucha por la libertad de los negros. El Estado permitió, fomentó y organizó una violencia fascista similar contra los movimientos populares de los años 60 y 70.

Más recientemente, hubo un aumento del “movimiento miliciano” en la década de 1990 que culminó con el atentado de 1995 en Oklahoma City, donde un explosivo colocado por miembros paramilitares de la supremacía blanca mató al menos a 168 personas. Los grupos fascistas recibieron una oleada de energía con la elección de Donald Trump y, posteriormente, con la aparición de teorías conspirativas antivacunas de extrema derecha.

La absolución de Rittenhouse es una clara señal del gobierno de que los justicieros que maten a manifestantes antirracistas -o a cualquier tipo de manifestante progresista- gozarán de impunidad. Todo lo que tienen que hacer es decir que temieron por sus vidas y alegar defensa propia.

Pero el movimiento contra el racismo no se dejará aterrorizar hasta la pasividad. En Kenosha y en todo el país, los manifestantes están saliendo a la calle para demostrar que no se dejarán silenciar por esta grave afrenta a la justicia.




Source: Liberationnews.org