September 15, 2021
From Workers.org
65 views


No hay duda de que la catástrofe climática amenaza el futuro de la vida en el planeta. Será necesaria una movilización masiva de la clase trabajadora para combatir esta amenaza.

Pero, como reveló el huracán Ida y las inundaciones asociadas, no se trata sólo de una amenaza para las generaciones futuras: el cambio climático ya es un asesino. No sólo se han ahogado decenas de personas tras el paso del huracán, sino que hay cientos de muertos por la ola de calor en el noroeste.

Los fallos estructurales del capitalismo están agravando la catástrofe climática para la clase trabajadora. Como admitió el New York Times el 3 de septiembre, “los desastres que se han producido en cascada en todo el país este verano han puesto de manifiesto una dura realidad: Estados Unidos no está preparado para el clima extremo que ahora se está haciendo frecuente como resultado del calentamiento del planeta”.

Vemos una clara falta de preparación en el país más rico del mundo. No se tiene en cuenta a los pobres, a los oprimidos y a la clase trabajadora, que no reciben ayuda para la evacuación en una situación de peligro para la vida y son básicamente abandonados a su suerte.

El proyecto de ley de infraestructuras de un billón de dólares aprobado por el Congreso “incluye $150.000 millones de dólares para energías limpias y protecciones contra el cambio climático. Decenas de miles de millones también se utilizarían para luchar contra las condiciones meteorológicas extremas como la sequía, los incendios forestales, las inundaciones y la erosión”. (PBS, 5 de agosto)

Decenas de miles de millones es lamentablemente insuficiente.

En el 16º aniversario del huracán Katrina, pensemos en la devastación de Luisiana y Mississippi, cuyos gobiernos aún no están totalmente preparados para otro gran acontecimiento meteorológico. Un millón de personas siguen sin electricidad y con poco gas y agua durante el peor calor del verano.

En los cinco distritos de Nueva York y en partes de Nueva Jersey y Pensilvania, la gente quedó atrapada, algunos muriendo en sótanos inundados, otros sin poder ir a trabajar o hacer tareas esenciales debido a carreteras y puentes colapsados, vehículos destrozados y metros y autopistas inundados.

La falta de dinero no es el problema. Hay una riqueza increíble concentrada en la ciudad de Nueva York y sus alrededores, pero los trabajadores que producen esa riqueza estaban indefensos ante la avalancha de agua. Si sólo las fortunas financieras de Wall St. fueran gravadas con la misma tasa que un trabajador medio, los fondos podrían utilizarse para evitar muchas de estas trágicas muertes.

Manhattan es una isla de asfalto, con muy poco suelo expuesto para absorber las aguas de las inundaciones. La tierra fue robada a los pueblos indígenas y luego se construyó para servir a los intereses del capital financiero, al margen de las personas y el medio ambiente. Como en todos los grandes centros urbanos, el dinero del presupuesto municipal -necesario para reparar y mejorar las infraestructuras- se destina a los tenedores de bonos de la ciudad. Los grandes bancos de Wall Street extorsionan los abultados pagos de intereses de Nueva York y otras ciudades con problemas de liquidez.

Es hora de ‘cambiar el sistema, no el clima’

“El patrón de daños refleja la relación entre la exposición al clima y la desigualdad racial; los impactos fueron más evidentes en las comunidades de color con bajos ingresos, que, debido a las desigualdades históricas, son más propensas a las inundaciones, reciben menos mantenimiento de los servicios de la ciudad y con frecuencia experimentan una aplicación laxa de los códigos de vivienda”, reconoce el New York Times.

El terrorismo ambiental y el racismo ambiental en Estados Unidos forman parte del legado del desarrollo capitalista.

Y la situación es mucho peor en el Sur Global colonizado.

Pero la Cuba socialista, con muchos menos recursos que Estados Unidos, ha creado un modelo de evacuación de huracanes que vela por todos los seres humanos, e incluso por las mascotas y el ganado. Se moviliza a toda la población y no se deja a nadie a su suerte.

Es necesario un programa de reivindicaciones de la clase trabajadora para hacer frente a la doble crisis del calentamiento global y de las infraestructuras defectuosas o lamentablemente inadecuadas: Dinero para la protección contra las inundaciones y la ayuda, no para la guerra. Dinero para centros de refrigeración en una ola de calor, no para exenciones fiscales a los ricos. ¡Dinero para empleos pro medio ambiente, no para intereses a los bancos! Las personas y el planeta antes que los beneficios; ¡haz que la industria de los combustibles fósiles pague para limpiar los desórdenes que ha provocado! 

Esto es sólo un comienzo. Hará falta una lucha monumental para conseguir la justicia climática.

Pero la rebelión es inevitable. Ida es la tormenta de viento y lluvia que precede a la tormenta de protesta que se avecina. El reto es llevar las futuras olas de resistencia hasta su conclusión esencial: una revolución obrera para la abolición de la esclavitud asalariada capitalista.

Karl Marx y Friedrich Engels, escribiendo en 1848, dijeron que los trabajadores “tienen un mundo que ganar”. 

El destino mismo de este mundo está en nuestras manos.




Source: Workers.org