August 18, 2021
From Workers World
261 views

Protesta contra el fin de la moratoria federal de desahucios, 21 de julio, Miami.

Boletín, 3 de agosto: Esta noche el Centro para el Control de Enfermedades (CDC siglas en inglés), anunció que la moratoria de desalojo se extendería otros 60 días en partes del país con “niveles sustanciales y altos de transmisión comunitaria” – alrededor del 90% de los EE.UU. Esta concesión para ayudar al presidente Joe Biden y los demócratas sólo se concedió después de que hubo protestas en todo el país, incluso en las escaleras del Capitolio.

Tener un techo sobre la cabeza es un derecho humano fundamental.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU de 1948, complementada por posteriores convenios internacionales, reconoce el derecho a “una alimentación, un vestido y una vivienda adecuados”. Se supone que los países miembros deben respetar esta carta. Sin embargo, incluso en países capitalistas desarrollados como Estados Unidos, millones de personas carecen de vivienda.

Las filas de los desamparados están a punto de aumentar debido al fin de la moratoria federal de desahucios el 31 de julio. Puesta en vigor por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades en septiembre y prorrogada varias veces, la moratoria mantuvo a millones de hogares protegidos.

Ahora, unos 3,6 millones piensan que es probable que se queden sin vivienda en los próximos dos meses, según la Encuesta del Pulso de los Hogares de la Oficina del Censo, que hace un seguimiento del impacto de la pandemia. Más del doble de esa cifra declaró haberse retrasado en el pago del alquiler. Los desalojos crearían una emergencia de salud pública, con personas obligadas a vivir en refugios abarrotados, especialmente con el aumento de los casos de COVID a medida que se extiende la variante delta.

“La moratoria ha protegido a los inquilinos en apuros del desahucio, tanto si vivían en una vivienda pública como privada, siempre que pudieran demostrar que habían perdido ingresos durante la pandemia, que habían intentado obtener ayuda para el alquiler y que habían hecho un esfuerzo por pagar la mayor cantidad de renta posible”, explicaba el New York Times el 31 de julio. “Para muchos inquilinos y defensores, la expiración tiene un golpe especialmente doloroso porque sólo se ha distribuido una pequeña fracción de la ayuda al alquiler aprobada por el Congreso”.

De los $47.000 millones de dólares en ayudas al alquiler aprobadas por el Congreso, sólo se han distribuido #3.000 millones. Muchos de los que cumplían los requisitos para recibir la ayuda al alquiler debido a las dificultades económicas relacionadas con la pandemia, pero no pudieron acceder a la ayuda, ahora deben alquileres atrasados que no pueden pagar. Sin embargo, el presidente Joe Biden se negó el 29 de julio a prorrogar la moratoria.

Los manifestantes pusieron este aviso frente a la casa de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi en California, el 31 de julio.

Mientras se avecinan desalojos masivos, los demócratas entran en receso

Al expirar la moratoria, los congresistas Cori Bush, Ilhan Omar y Ayanna Pressley durmieron en las escaleras del Capitolio durante la noche para llamar la atención sobre el problema. Condenaron a los congresistas, incluidos los demócratas, que se fueron de receso de verano en lugar de quedarse el tiempo suficiente para extender la suspensión de los desalojos.

No todo el mundo quiere que se mantenga la moratoria de los desahucios. Poderosos propietarios y organizaciones como la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios presentaron demandas y ejercieron presión para tratar de poner fin a la moratoria antes del 31 de julio. Los senadores republicanos Pat Toomey y Mike Crapo recibieron $183.000 y $281.000 dólares, respectivamente, de grupos inmobiliarios; ambos hablaron en el Congreso contra la moratoria el pasado diciembre.

Multimillonarios como Jeff Bezos están obteniendo beneficios récord obscenos; el mercado de valores está en auge y el producto interior bruto se acerca a los niveles prepandémicos. Pero 9,5 millones de personas, según la Oficina de Estadísticas Laborales, siguen oficialmente desempleadas. Muchos más están subempleados, mal pagados, obligados por la crisis del COVID a quedarse en casa o han renunciado a buscar trabajo.

Controlar la pandemia del COVID no resolverá por sí solo la crisis de la vivienda. Según la National Low Income Housing Coalition, los trabajadores a tiempo completo que cobran el salario mínimo federal no pueden permitirse un apartamento de dos habitaciones en ningún lugar de Estados Unidos y sólo pueden permitirse una habitación en el 7% de los condados estadounidenses.

Los trabajadores con salarios bajos tienen que trabajar en más de un empleo sólo para poder permitirse una vivienda.

Esto es criminal. Pero es lo normal en el capitalismo, porque las necesidades y los derechos humanos quedan en segundo plano frente a la obtención de beneficios por parte de las empresas.

Debe haber una moratoria sobre los desahucios y las ejecuciones hipotecarias, sin condiciones ni fecha de caducidad. Deben restablecerse inmediatamente los complementos temporales de las prestaciones regulares de desempleo. El salario mínimo debe ser un salario digno – ¡incluso 15 dólares la hora no es suficiente!

Estas son demandas justas, pero la clase capitalista no las concederá sin luchar.

Friedrich Engels escribió una serie de artículos de 1872-73 sobre “La cuestión de la vivienda”. Sus palabras son relevantes hoy en día: “Sólo mediante la solución de la cuestión social, es decir, mediante la abolición del modo de producción capitalista, se hace posible la solución de la cuestión de la vivienda.”




Source: Workers.org