March 4, 2022
From Workers.org
275 views

Boletín: Desde el 22 de febrero, Rusia ha reconocido las dos repúblicas populares de la región de Donbass, en el este de Ucrania, la República Popular de Donetsk y la República Popular de Lugansk, establecidas en 2014. Rusia ha dicho que enviará tropas para proteger a las dos repúblicas si son objeto de nuevos ataques de Ucrania/OTAN. Washington y algunos aliados europeos han anunciado sanciones económicas contra las dos repúblicas y/o contra Rusia. Los trabajadores de todo el mundo deben oponerse a la agresión y expansión de Estados Unidos/OTAN, que están creando el peligro de una guerra masiva.

Grand Central Terminal, Nueva York, 19 de febrero. Foto de WW: Sara Flounders

Crear una estampida es una táctica antigua. Los primeros cazadores sabían que una manada entera podía caer en estampida por un acantilado mediante el uso calculado de humo, ruido y tambores implacables. 

La Unión Europea está siendo empujada a un precipicio. 

Los estrategas, los planificadores de guerra, los medios de comunicación corporativos y los políticos estadounidenses son unánimes en exigir que la Unión Europea se prepare para imponer las sanciones económicas más extremas, especialmente la drástica medida de bloquear el nuevo gasoducto Nord Stream 2 de Rusia. 

¿Por qué los funcionarios estadounidenses están tan centrados en bloquear el gasoducto Nord Stream 2 de Rusia a Alemania y otros países de la UE? ¿Por qué se amenaza también el comercio de otros suministros energéticos esenciales?

Los anuncios diarios de Estados Unidos de información ominosa sobre los planes rusos de invadir Ucrania han dominado los medios de comunicación durante dos meses. Los titulares de las noticias de última hora anuncian información secreta que la inteligencia estadounidense tiene de 150.000 tropas rusas en la frontera ucraniana. 

Hay otra acumulación masiva de tropas que los medios de comunicación estadounidenses apenas mencionan. Está siendo organizada por el ejército estadounidense.

El ejército ucraniano tiene ahora una fuerza de 150.000 soldados, armados con modernas armas estadounidenses y entrenados por “asesores” de Estados Unidos, junto con mercenarios fascistas y unidades de Operaciones Especiales cerca de la frontera rusa y de las regiones independientes de Donbass, que han estado bombardeando.

Miles de tropas estadounidenses adicionales están llegando a la región. Las bases de la OTAN bajo el mando de Estados Unidos en Polonia y Rumanía se están ampliando con baterías de misiles avanzadas, capaces de disparar misiles con capacidad nuclear que pueden alcanzar ciudades rusas en 30 minutos. Durante meses, las operaciones navales estadounidenses y británicas han continuado en el Mar Negro, frente a la costa rusa.

Lenin explicó el impulso imperialista hacia la guerra

Para entender el impulso imperialista hacia la guerra con Rusia, es útil revisar “El imperialismo: la etapa superior del capitalismo” de Lenin, escrito hace más de 100 años y que sigue siendo tan relevante. 

Lenin escribió durante la Primera Guerra Mundial sobre la enorme presión económica de la necesidad del capitalismo monopolista de controlar los mercados y las colonias utilizando el poder militar de su Estado de origen; esta presión conducía inexorablemente a la guerra. Ahora, en el capitalismo tardío, el enfrentamiento fundamental del imperialismo estadounidense y de la UE sigue siendo por los mercados y por acaparar todas las ventajas económicas.

Detrás de la amenaza de guerra con Rusia está esta lucha de los mayores capitalistas monopolistas por el control de los mercados y recursos europeos.

Compitiendo con el imperialismo alemán 

El imperialismo estadounidense, la potencia mundial dominante, se esfuerza por mantener su posición económica y su dominio del comercio y las finanzas mundiales. 

Actualmente, Rusia es en gran medida un exportador de materias primas y tiene una economía más pequeña que la de Corea del Sur, Canadá o Brasil. Washington fabricó la crisis de Ucrania en un intento de aislar, debilitar y dividir aún más a Rusia. 

La crisis expone la intensificación de la competencia por dominar toda Europa, especialmente Alemania, la mayor potencia económica de Europa y la fuerza dominante en la Unión Europea. El imperialismo alemán es a la vez un aliado de Estados Unidos dentro de la OTAN y un competidor económico capitalista de Estados Unidos. 

El hecho de que Rusia haya proporcionado una fuente de energía fiable amenaza el dominio económico de Estados Unidos sobre Europa. Washington percibe que este comercio abre la puerta a nuevos intercambios comerciales con Rusia. Y, lo que es aún más preocupante, es una apertura a las iniciativas comerciales y de desarrollo de China “Belt and Road” [Franja y Ruta es una estrategia de desarrollo de infraestructura global adoptada por el gobierno de la República Popular China en 2013].

China ya ha superado a Estados Unidos como mayor socio comercial de Alemania y de la Union Europea (UE), en su conjunto. Y la UE es el mayor inversor en Rusia.

La OTAN, una alianza militar bajo el mando de Estados Unidos, existe para imponer el dominio de Washington dentro de Europa y para intervenir en otras partes del mundo. La OTAN se expandió a todos los países de Europa del Este para fijar la restauración capitalista de los antiguos países socialistas. La amenaza de expansión de la maquinaria militar de la OTAN a Ucrania, en la frontera de Rusia, junto con las operaciones navales de la OTAN en el Mar Negro, son provocaciones directas a Rusia.

La expansión del comercio de la UE con Rusia y China amenaza la base misma de la OTAN y el propósito de posicionar cientos de bases militares estadounidenses en Europa. 

Nord Stream 2 

El gasoducto de 745 millas llamado Nord Stream 2, un proyecto energético conjunto de Alemania y Rusia, socava la capacidad de las gigantescas corporaciones energéticas estadounidenses para vender su gas natural, mucho más caro, extraído mediante fracturación hidráulica o fracking. 

El gasoducto Nord Stream 2 ya está terminado. Estaba pendiente de la certificación final por parte de los reguladores alemanes, que el gobierno alemán está reteniendo. El gasoducto, que transmite el gas natural ruso bajo el Mar Báltico directamente a Alemania, también evita la infraestructura de tránsito ucraniana.

Rusia ya suministra alrededor de un tercio del gas natural de Europa a través de otros gasoductos existentes. Aunque es mucho más barato, preferible desde el punto de vista medioambiental y más directo construir gasoductos desde Rusia hasta los clientes europeos que exportar desde Norteamérica, las empresas estadounidenses se ven impulsadas a descargar el gas natural licuado (GNL) en Europa, Asia o cualquier otro lugar.

Tanto los políticos demócratas como los republicanos están unidos en su determinación de detener el Nord Stream 2. 

El capital financiero estadounidense, sus bancos y sus corporaciones petroleras, gasísticas y militares consideran que el gasoducto es una amenaza para el control estadounidense de Europa, por lo que Washington ha tratado de sabotear el proyecto en todo momento. 

La administración Trump lanzó sanciones contra el proyecto Nord Stream 2. Pero para frustración de Washington, la construcción del gasoducto continuó.

Con el nuevo oleoducto ya terminado, la administración Biden está preparando medidas más drásticas.

Los medios de comunicación corporativos de Estados Unidos son totalmente unánimes en la repetición de las implacables acusaciones de que Rusia es el agresor y debe ser detenido mediante el sabotaje del gasoducto Nord Stream 2. Según esta propaganda, nada menos será suficiente. 

En toda Europa se han construido decenas de terminales de GNL para aceptar el gas fraccionado de América del Norte en los mercados europeos. 

El gas fraccionado y el GNL

La llegada de la fracturación hidráulica o “fracking” ha transformado a Estados Unidos en una superpotencia del petróleo y el gas. Estados Unidos es el mayor exportador de GNL del mundo, superando a Qatar en diciembre de 2021. Estados Unidos ha superado a Rusia como mayor productor de gas del mundo.

La mayor parte del gas estadounidense se produce mediante fracking. Los ecologistas se han opuesto a la fracturación hidráulica, porque el proceso de extracción envenena la calidad de las aguas subterráneas locales y provoca fenómenos sísmicos.

Para almacenar y transportar el gas natural extraído mediante fracking, se enfría a menos 162 C (menos 260 F), lo que lo transforma en gas natural licuado, que es 1/600 de su volumen en estado gaseoso. El líquido se transporta en enormes buques cisterna reforzados, llamados buques de GNL, en grandes tanques superenfriados (criogénicos) a bordo, hasta las terminales especiales de GNL en Europa.

El GNL debe ser transformado de su estado líquido a gas y luego transportado por tuberías a alta presión.

El reto para las empresas de combustibles fósiles de Estados Unidos es asegurar los mercados. Se está produciendo más gas natural del que se puede utilizar en el país.

Los gigantes del petróleo y el gas de Estados Unidos, así como todos los políticos de ese país, han presionado a los países europeos para que aumenten su capacidad de recibir GNL enmarcándolo como una cuestión de seguridad energética. Trasladar las compras a Estados Unidos hará que todas las economías europeas dependan de los precios estadounidenses.

Desde la reunión de 2018 de los presidentes de la Comisión de Estados Unidos y la UE, las exportaciones de GNL de Estados Unidos a Europa aumentaron un 2.240%. (tinyurl.com/yr9xwrne)

La mayoría de las noticias sobre el papel de Nord Stream 2 y la presión para ampliar la venta de gas fracked de Estados Unidos están en las noticias de negocios. (tinyurl.com/78h2yymt)

Pero un artículo del New York Times del 15 de febrero de 2022: “How a Ukraine Conflict Could Reshape Europe’s Reliance on Russia”, describía el conflicto con gráficos, mapas de vastos gasoductos interconectados desde Rusia hacia el este de Europa, Alemania e Italia. También detallaba las docenas de terminales de GNL que se están construyendo apresuradamente. (tinyurl.com/8b9n4w62)

La amenaza de que se impongan sanciones más duras a Rusia -incluido el inevitable bloqueo del gasoducto Nord Stream 2- ha impulsado las ventas estadounidenses de GNL y ha llenado de capacidad las terminales europeas de GNL.

Washington está desesperado por cortocircuitar cualquier plan europeo de mayor integración con Rusia o China. Sancionar a Rusia e interrumpir su comercio con Europa -comercio que es ventajoso para Europa y Rusia- le da al imperialismo estadounidense una ventaja financiera y geopolítica.

Poca consulta con los competidores imperialistas

Al intensificar la propaganda antirrusa, el presidente Joe Biden, el secretario de Estado Antony Blinken y la subsecretaria de Estado Victoria Nuland han incluido amenazas de medidas económicas drásticas. Estas medidas remodelarán y empobrecerán a Europa y la pondrán firmemente bajo el control del mercado estadounidense y bajo el control de la OTAN bajo el mando de Estados Unidos.

El 7 de febrero, el presidente Biden, mientras estaba junto al nuevo canciller de Alemania, Olaf Scholz, dijo que Estados Unidos “pondría fin” al gasoducto Nord Stream 2 si Rusia invade Ucrania.

Cuando se le pidió detalles sobre cómo cumpliría esa promesa, dado que el gasoducto no está bajo el control de Estados Unidos, Biden respondió: “Se lo prometo; seremos capaces de hacerlo”. 

El canciller alemán Scholz, por su parte, declinó adoptar una postura firme sobre el destino del Nord Stream 2. Luego, el 20 de febrero, el primer ministro británico, Boris Johnson, declaró que Londres y Washington cortarán el acceso de las empresas rusas a los dólares estadounidenses y las libras esterlinas y congelarán todas las transacciones. Sin embargo, Alemania, Francia, Hungría e incluso Ucrania se han opuesto a tales predicciones.

EE.UU. promueve golpe de Estado en Ucrania en 2014

Cada guerra de Estados Unidos y cada imposición de sanciones económicas de Estados Unidos han ido acompañadas de incidentes fabricados, tras meses de propaganda. 

Después de que el golpe de Estado orquestado por Estados Unidos en Ucrania en 2014 derrocara al gobierno elegido en Kiev, la capital, los trabajadores de la fuertemente industrializada Ucrania oriental se negaron a reconocer el nuevo régimen anti-ruso. En su lugar, se separaron del gobierno golpista fascista de Kiev.

La República Popular de Donetsk y la República Popular de Lugansk, en el Donbass, han resistido dos veces los esfuerzos de las fuerzas ucranianas, incluidos los elementos fascistas, para derrotar a esta región escindida. El régimen de Kiev está intensificando los bombardeos y los ataques con misiles contra las repúblicas independientes para provocar que Rusia las proteja.

¡Alto a la agresión de Estados Unidos!

Estados Unidos tiene decenas de miles de tropas en Europa; está poniendo tropas en alerta máxima y enviando más. Están armando al ejército ucraniano, y están ampliando las bases de la OTAN y enviando más armas y misiles a otros países de la OTAN en la región. Sólo meses después de la caótica derrota de la ocupación estadounidense de Afganistán, el imperialismo estadounidense parece estar preparándose para otra guerra mucho más peligrosa.

El imperialismo estadounidense necesita guerras interminables para mantener los beneficios de sus gigantescas industrias militares.

El imperialismo estadounidense necesita una amenaza de guerra para mantener su posición en Europa.

El imperialismo estadounidense necesita una amenaza de guerra para bloquear la expansión del comercio europeo con Rusia y China.

Como demostró Lenin en “El imperialismo”, el impulso de la guerra y la amenaza de guerra pueden explotar fácilmente en una conflagración que destruya un continente.

El pueblo trabajador de Estados Unidos y de la Unión Europea, por no hablar de Rusia y Ucrania, no tiene ningún interés en otra guerra imperialista.

La propaganda bélica de Estados Unidos debe ser recibida con una oposición decidida.




Source: Workers.org