March 29, 2023
From Workers.org
968 views

El horror retratado en un reciente reportaje del New York Times sobre el trabajo infantil de los inmigrantes demuestra la actualidad de lo que escribió Karl Marx hace 156 años.

La monumental obra de Marx, “El Capital”, fue una tremenda contribución teórica, que describe con meticuloso detalle cómo funciona el sistema capitalista de explotación. Una clase de trabajadores, la clase obrera, produce “plusvalía” (beneficios) para una élite de holgazanes, la clase capitalista.

El Capital” de Marx hace algo más que desmenuzar, de manera científica, el funcionamiento del capitalismo; su obra es una acusación poderosa y apasionada contra la clase que se enriquece. “La jornada laboral”, capítulo 10 del volumen I -publicado en 1867- expone los horrores laborales de la Inglaterra del siglo XIX, documentados por los propios inspectores de fábrica del gobierno.

Niños de ocho años, y a veces incluso más jóvenes, trabajaban largas horas en condiciones peligrosas en lugares de trabajo como alfarerías, panaderías, fábricas de seda y siderurgias. Los informes describen a niños de nueve y diez años trabajando en turnos de 12 horas o más, a menudo de noche, en laminadoras de acero.

“En su pasión ciega e irrefrenable, su hambre de hombre lobo por el excedente de mano de obra, el capital usurpa no sólo los límites morales, sino incluso los físicos de la jornada laboral. Usurpa el tiempo necesario para el crecimiento, el desarrollo y el mantenimiento saludable del cuerpo”, escribió Marx. Denunció “la acuñación de la sangre de los niños en capital”.

En el siglo XXI, condiciones del siglo XIX

Lamentablemente, las cosas no son tan diferentes en 2023. Esto quedó muy claro en un artículo publicado el 25 de febrero en el New York Times: “Solos y explotados, los niños migrantes realizan trabajos brutales en todo Estados Unidos”.

Sólo el título lo dice todo. De los cientos de miles de menores no acompañados que han cruzado la frontera entre Estados Unidos y México en busca de una vida mejor, muchos “han acabado trabajando en empleos peligrosos que infringen las leyes sobre trabajo infantil, incluidas fábricas que elaboran productos para marcas conocidas como Cheetos y Fruit of the Loom”.

Otros -adolescentes e incluso niños más pequeños- envasan cereales y barritas de cereales, manejan ordeñadoras, limpian habitaciones de hotel, trabajan en la construcción de tejados y fabrican piezas de automóviles para Ford y General Motors.

Muchos trabajan de noche e intentan ir a la escuela durante el día, pero se quedan dormidos en clase o acaban abandonando los estudios. Estos niños explotados sufren frecuentes lesiones, a veces mortales. Trabajan para ayudar a sus familias en sus países de origen y pagar grandes deudas a los “patrocinadores”, que les ayudaron a entrar en Estados Unidos.

“En muchas partes del país, los profesores de secundaria y bachillerato de los programas para estudiantes de inglés afirman que ahora es habitual que casi todos sus alumnos se apresuren a hacer largos turnos cuando terminan sus clases”, según el informe del Times.

Las enormes corporaciones de Fortune 500 muestran el mismo “hambre de hombre lobo” por los beneficios que Marx observó en la Europa del siglo XIX. Esto sigue impulsando la explotación de los trabajadores, incluidos los niños, no sólo dentro de Estados Unidos sino en todo el mundo.

Ningún niño debería tener que sufrir un nivel tan alto de abuso y estar “solo y explotado”.

Los sindicatos tienen la responsabilidad de enfrentarse frontalmente a este brutal ejemplo de racismo y xenofobia. Los sindicatos que representan a los trabajadores de las empresas que se benefician ilegalmente del trabajo infantil deben hacer de esta cuestión un tema de negociación colectiva, como en el caso de las empresas automovilísticas, cuyos contratos con United Auto Workers expiran este año. Los sindicatos de maestros deben defender a los niños inmigrantes a los que enseñan sus miembros.

La lucha de clases en los años 30 consiguió la Ley de Normas Laborales Justas que, entre otras cosas, limitaba el trabajo infantil. Hará falta un movimiento global y de clase para detener “la acuñación de la sangre de los niños en capital”.

Otro mundo es posible – y necesario.




Source: Workers.org