February 27, 2023
From Workers.org
2,306 views

Los pol√≠ticos imperialistas y los medios de comunicaci√≥n est√°n inundando al p√ļblico con las mismas mentiras que han estado exagerando durante todo el a√Īo sobre la guerra proxy de Estados Unidos y la OTAN en Ucrania. La provocadora visita del presidente Joe Biden a Kiev el 20 de febrero, llevando regalos de m√°s armas para expandir la guerra, aumenta el peligro para el mundo.

3.000 antiimperialistas se manifiestan cerca de la Conferencia de Seguridad dirigida por el imperialismo en M√ļnich, Alemania, 18 de febrero de 2023.

Todav√≠a est√° dentro del poder de la clase obrera en Europa y Estados Unidos obstruir la ofensiva imperialista. 

Lo que se necesita es un antídoto contra el veneno de los medios corporativos. Una concisa lista de acontecimientos muestra cómo Washington forzó esta guerra.

El 12 de marzo de 1999, la OTAN incorpor√≥ a la Rep√ļblica Checa (Chechia), Hungr√≠a y Polonia a la alianza dirigida por Estados Unidos. Este acto expuso como falsa la promesa del Secretario de Estado de EE.UU. James Baker en 1991 de que ‚Äúla OTAN no mover√≠a sus ej√©rcitos ni una pulgada m√°s cerca de la frontera con Rusia‚ÄĚ. (New York Times, 9 de enero de 2022)

Sólo 12 días después, Estados Unidos, junto con sus principales aliados de la OTAN, lanzó bombas y cohetes contra puentes, escuelas y hospitales de Serbia y Montenegro. El ataque duró 79 días. La guerra allanó el camino hacia la aniquilación del Estado socialista multinacional yugoslavo.

Las agencias estadounidenses manipularon la llamada ‚ÄúRevoluci√≥n Naranja‚ÄĚ en Ucrania en 2004, que sustituy√≥ a un gobierno amigo de Rusia por otro m√°s dependiente de Occidente. Luego, entre 2013 y 2014, las agencias estadounidenses financiaron y promovieron la llamada revoluci√≥n de Maid√°n, una revuelta infestada de fascistas que expuls√≥ al presidente electo e impuso un r√©gimen golpista antirruso en Kiev. 

Kiev ataca a los rusos étnicos

El primer acto de esta banda fue destrozar la lengua rusa en Ucrania. 

La península de Crimea había formado parte de Rusia desde 1783 hasta 1954. En 2014, la población de Crimea, en su mayoría de etnia rusa, decidió en referéndum volver a unirse a Rusia. Con el pretexto de la recuperación de Crimea por Rusia, Washington presionó a los países de la Unión Europea para que impusieran sanciones económicas a Rusia.

Los habitantes de las dos provincias de la regi√≥n de Donbass, tambi√©n en su mayor√≠a de etnia rusa, crearon rep√ļblicas independientes en Donetsk y Lugansk en 2014. Kiev respondi√≥ a este grito de autodeterminaci√≥n con una guerra contra las dos rep√ļblicas.

Los acuerdos de alto el fuego firmados en Minsk (Bielorrusia) en septiembre de 2014 no lograron detener los combates en Ucrania. En una entrevista publicada el 7 de diciembre de 2022 en el diario alem√°n Die Zeit, la ex canciller alemana Angela Merkel admiti√≥ que la UE y Kiev utilizaron los acuerdos para ganar tiempo y reforzar el ej√©rcito ucraniano. Durante los ocho a√Īos siguientes, el ej√©rcito ucraniano mat√≥ a 14.000 personas en el Donbass.

La OTAN pasó de 19 miembros en 1999 a 30 en 2022, incluidos países que formaban parte de la Unión Soviética y la mayoría de los países que habían sido aliados de la Unión Soviética antes de 1991. La OTAN llevó a cabo maniobras militares provocadoras que se acercaron cada vez más a las fronteras rusas, mientras que Estados Unidos comenzó a desplegar en Europa posibles armas nucleares de primer ataque.

Ante lo que podr√≠a considerarse una amenaza existencial, el gobierno de Mosc√ļ inici√≥ hace un a√Īo su intervenci√≥n militar en Ucrania. Washington comenz√≥ inmediatamente a librar una guerra por poderes contra Rusia, armando a Ucrania y utilizando a su poblaci√≥n como carne de ca√Ī√≥n, presionando a sus aliados de la OTAN para que gastaran m√°s dinero en armamento y armando a las tropas de Kiev con armas disponibles en los arsenales aliados.

El pasado mes de marzo, Estados Unidos sabote√≥ los t√≠midos avances hacia las negociaciones entre Ucrania y Rusia, al tiempo que exig√≠a que Europa rompiera los lazos comerciales mutuamente beneficiosos con Rusia. 

Los líderes políticos y militares estadounidenses han dicho abiertamente que su objetivo era prolongar la guerra para debilitar a Rusia. Los políticos imperialistas y los medios de comunicación demonizaron al presidente ruso Vladimir Putin, al igual que hicieron con el iraquí Saddam Hussein, el libio Moammar Gadhafi y el yugoslavo Slobodan Milosevic, antes de invadir y destruir sus países.

Como reveló recientemente el renombrado periodista Seymour Hersh, las fuerzas estadounidenses incluso llevaron a cabo un acto de terror bombardeando los oleoductos Nord Stream, de propiedad rusa, en el mar Báltico. (lahaine.org/gD1w)

Este acto impidió a los dirigentes alemanes -si es que alguno había estado considerando la posibilidad- restablecer el comercio de Alemania con Rusia por su gas y su petróleo. (workers.org/2022/10/66955/)

Hasta ahora, los reg√≠menes europeos de la OTAN, aunque a veces han expresado dudas, se han alineado detr√°s de la agresi√≥n de Washington. La oposici√≥n m√°s fuerte provendr√≠a principalmente de la clase obrera, que paga los costes sociales de la guerra y corre el riesgo de verse implicada en una gran cat√°strofe. Los brotes de lucha de clases en Francia, Espa√Īa, Italia y Portugal son un signo de esperanza.

Esta lista cronológica de acontecimientos demuestra que el movimiento contra la guerra en Europa y Estados Unidos tiene su enemigo en Washington y en las capitales de Europa Occidental. Las legítimas demandas del movimiento son claras: ¡Fuera Estados Unidos y la OTAN! ¡No a las armas a Ucrania! ¡Fin a las sanciones!




Source: Workers.org