December 22, 2023
From Workers.org
1,802 views


En respuesta a la audiencia del ComitĂ© del Congreso de EE.UU., “Responsabilizar a los lĂ­deres universitarios y hacer frente al antisemitismo”, celebrada el 5 de diciembre, siete organizaciones universitarias emitieron una declaraciĂłn conjunta en Instagram el 10 de diciembre. Los grupos, que representan a estudiantes de Harvard, el Instituto TecnolĂłgico de Massachusetts (MIT) y la Universidad de Pensilvania (UPenn), denunciaron al Congreso de Estados Unidos como una instituciĂłn “construida sobre valores de supremacĂ­a blanca y antisemitismo, y que los ha defendido durante mucho tiempo”.

Los estudiantes plantearon que el Congreso, de repente preocupado por proteger a los estudiantes judĂ­os en los campus universitarios donde tienen lugar protestas a favor de Palestina, “se negĂł a celebrar audiencias sobre el antisemitismo despuĂ©s de la manifestaciĂłn de Unite the Right de agosto de 2017 en Charlottesville, Virginia, cuando los supremacistas blancos marcharon por las calles coreando ‘Los judĂ­os no nos reemplazarĂĄn’ en una muestra flagrante de antisemitismo.”

En Charlottesville, un autoproclamado neonazi condujo su automóvil contra una concentración de contramanifestantes, matando a Heather Heyer e hiriendo a otras 35 personas. En ese momento, el entonces presidente Donald Trump describió a los participantes antijudíos en la manifestación violenta como “gente muy agradable”.

El comitĂ© de educaciĂłn de la CĂĄmara de Representantes convocĂł a los presidentes de Harvard, UPenn y MIT a esta reciente audiencia para interrogarlos sobre la respuesta de sus instituciones a las acusaciones de antisemitismo. En su primera audiencia del 14 de noviembre se culpĂł a los programas universitarios de diversidad, equidad e inclusiĂłn de ser los culpables de “la lacra del antisemitismo en los campus”. A pesar de los informes de estudiantes musulmanes que se enfrentan a un incremento de la islamofobia, el Congreso no ha celebrado ninguna audiencia para abordar sus preocupaciones.

Los tres rectores de universidad convocados ante el Congreso eran mujeres, todas ellas con poco tiempo en sus cargos. La presidenta de UPenn, Liz Magill, empezó en julio de 2022 y ha sido objeto de protestas estudiantiles desde entonces. La universidad amenazó recientemente con tomar medidas disciplinarias contra los estudiantes judíos progresistas de Penn Chavurah que desafiaron una prohibición administrativa contra su proyección del documental antisionista “Israelism”.

UPenn campus, 16 de octubre, 2023.  WW: Joe Piette

Claudine Gay, la primera mujer negra presidenta de Harvard, tomĂł posesiĂłn de su cargo este verano. Bajo la presiĂłn de sus alumnos y donantes multimillonarios, Harvard ha dirigido e intentado silenciar a los estudiantes que se manifestaban contra el genocidio que se estĂĄ cometiendo en Gaza. Sally Kornbluth se convirtiĂł en la 18ÂȘ presidenta del MIT en enero de 2023. Recientemente, el MIT cancelĂł un curso sobre Palestina 101.

Desde que concluyeron las audiencias, Magill y Scott Bok, presidente del consejo de administración de UPenn, renunciaron. Kornbluth estå bajo presión para seguir el mismo ejemplo. La tinta no se había secado en las cartas de renuncia de UPenn, cuando la universidad anunció el 9 de diciembre que Julie Platt, actual presidenta de la Federación Judía de Norteamérica, asumirå la presidencia interina del consejo de UPenn. En octubre, esta Federación lanzó una campaña de recaudación de 500 millones de dólares para Israel.

Ninguno de los congresistas que dirigĂ­an la audiencia se preocupĂł por las medidas que estos presidentes universitarios tomaron para silenciar la disidencia de los estudiantes.

Una falsa afirmaciĂłn

En un clásico acto de gaslighting, Magill optó por centrarse en una falsa afirmación que circulaba en Instagram de que los activistas pro-Palestina en UPenn y UCLA estaban coreando: “Queremos el genocidio judío”. Llegó incluso a defender este supuesto cántico como algo protegido por la Primera Enmienda. Magill se equivocó en ambos aspectos.

El corrector de hechos de Associated Press Philip Marcelo refutĂł la afirmaciĂłn de Magill. (31 de octubre) El cĂĄntico real es: “Israel, Israel, no puedes esconderte, te acusamos de genocidio”. Y ningĂșn progresista deberĂ­a apoyar jamĂĄs los llamamientos al genocidio contra los judĂ­os o contra cualquier otro pueblo.

Los funcionarios de UPenn tambiĂ©n han pedido investigaciones federales sobre otros lemas expresados por los activistas estudiantiles, en particular, “Desde el rĂ­o, hasta el mar, Palestina serĂĄ libre”.

La fuerza móvil detrås de los ataques a los activistas estudiantiles pro Palestina y de estas audiencias en el Congreso son los miembros adinerados de los consejos de administración de las universidades y los donantes multimillonarios que amenazan con retirar millones de dólares en dotaciones. En UPenn, uno de esos donantes es el multimillonario Ronald Lauder, heredero de la empresa de cosméticos Estee Lauder, incluida en la lista del movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) como empresa con amplias relaciones comerciales y políticas con Israel.

Los miembros del Congreso de Estados Unidos, con poder sobre los hilos del presupuesto del gobierno, pueden detener la matanza genocida de decenas de miles de ciudadanos palestinos en Gaza negĂĄndose a financiar armas para Israel. Pero en lugar de eso, aprueban leyes que confunden el antisionismo con el antisemitismo y utilizan las audiencias para criticar a las universidades por las veces que permiten la libre expresiĂłn de pensamientos divergentes, incluidas las voces de estudiantes judĂ­os antisionistas.

Entre los grupos de estudiantes que publicaron los mensajes de Instagram se encuentran el Comité de Solidaridad con Palestina de la Universidad de Harvard, la Organización de Resistencia Afroamericana y Africana de Harvard, Judíos por Palestina de Harvard, la Coalición por Palestina del MIT, Judíos por el Alto el Fuego del MIT, Penn Against the Occupation y Penn Chavurah. Sus demandas incluyen la protección de la libertad de expresión con respecto a Palestina en los campus universitarios y el fin de la peligrosa y falsa fusión de antisemitismo con antisionismo.




Source: Workers.org