August 31, 2023
From Liberation News
235 views

29 de agosto del 2023

El 27 de agosto, después de conducir tres horas desde el valle de Yakima, los trabajadores de la granja de hongos Windmill Mushroom Farms, junto con miembros del sindicato United Farm Workers (UFW), organizaron un evento en el jardín forestal Beacon Hill Food Forest, el jardín forestal más grande del país. Los trabajadores agrícolas y los miembros de la UFW estaban allí para llamar la atención del público sobre los abusos cometidos no solo por los propietarios anteriores de la granja de hongos, que enfrentaron repercusiones legales por sus prácticas injustas, sino también por los propietarios actuales. A pesar de la miseria que estos trabajadores han soportado durante los últimos años, hablaron con determinación de la necesidad de apoyo público futuro.

Después de que los participantes de larga data en la lucha de la UFW interpretaron dos canciones de clase trabajadora, la primera en español y la segunda en inglés, los asistentes fueron guiados por un miembro del Beacon Hill Food Forest a través de los terrenos para ver las diferentes frutas, nueces y verduras disponibles para el consumo público y la cosecha. Los trabajadores estaban encantados e inspirados por el potencial de los trabajadores agrícolas organizados para verdaderamente responder a las necesidades de las comunidades locales.

Luego, los trabajadores comenzaron su marcha a través del vecindario de Beacon Hill hasta El Centro de la Raza, una organización progresista y un centro comunitario cuya famosa ubicación fue ganada después de meses de lucha en 1972. Los manifestantes corearon “¡Sí se puede!”, “¡El pueblo unido jamás será vencido!” y “¡Windmill, escucha! ¡Estamos en la lucha!” En respuesta, sonaron las bocinas de los autos que pasaban, los espectadores vitorearon y otros se unieron a los cánticos, todo en apoyo de los trabajadores agrícolas.

Una vez en El Centro, los trabajadores relataron los abusos que sufrieron y su deseo de dignidad.

Una historia continua de abusos y una lucha por la representación sindical

Los relatos de los trabajadores reiteraron lo que comenzó en el 2021, cuando la granja todavía era Ostrom Mushroom Farm. La mayoría de los trabajadores eran locales, con un total de unos 117; alrededor del 87% mujeres. En el transcurso del año siguiente, las mujeres en la fuerza laboral fueron despedidas a tasas mucho más altas que los hombres por una supuesta incapacidad para satisfacer las demandas de producción. Lo que muchos de los trabajadores notaron fue el aumento de trabajadores varones que ingresaron con la Visa H-2A, un estatus de trabajador con menos derechos laborales. Según los testimonios de muchos de los trabajadores locales, muchos de los trabajadores H-2A parecían ser menores de edad que trabajaban muchas más horas de las permitidas por su visa. Esta fue solo una violación.

Para abril del 2022, Ostrom contrató a 65 trabajadores H-2A, el 97% de los cuales eran hombres, y solo empleaba a unos 50 trabajadores locales, lo que redujo la fuerza laboral femenina en más de 60%. Como Maya Cruz, miembro de la UFW en la acción del 26 de agosto, dijo: “La compañía que se convirtió en Windmill Farms, Ostrom, despidió a más del 70% de su fuerza laboral femenina y optó por reemplazarlas con hombres publicando anuncios para hombres en Facebook. En general, no quieren que las mujeres trabajen en su granja”.

Además, como relató Paulina Núñez, los despidos estaban claramente dirigidos a las poblaciones que la administración creía incapaz de satisfacer las demandas de producción, como las mujeres embarazadas y las personas mayores. Al confrontar a la gerencia por haber sido despedida a pesar de haber cumplido con las expectativas de productividad, a Núñez y a muchos otros como ella simplemente se les dijo que no las habían cumplido.

Cuando los trabajadores expresaron sus preocupaciones, se encontraron con amenazas de represalias y, en un caso documentado, agresión física. A pesar del temor a represalias inmediatas, el 70% de los trabajadores votó por la sindicalización hace poco más de un año, demostrando un apoyo abrumador para la organización. La respuesta de Ostrom fue vender su granja a Windmill Farms e inmediatamente despedir a todo el personal. Los nuevos propietarios les dijeron a los trabajadores que podían volver a presentar una solicitud, pero que podría haber nuevas condiciones que tendrían que aceptar con respecto a los derechos en el lugar de trabajo.

Adriana Coronado, una de las víctimas del despido masivo sin sentido, dijo: “El 6 de febrero de este año me lesioné mientras trabajaba en la granja. El 14 de febrero, nos llamaron a una reunión donde nos informaron que Ostrom había vendido la compañía a Windmill Farms. Desafortunadamente la nueva compañía no me dio trabajo, me despidieron. Me dijeron que cuando estuviera sana, podría solicitar de nuevo. Trabajaba en limpieza, pero el trabajo que me ofrecían era cosechando”.

Ostrom fue vendido a Windmill Farms en febrero, durante una demanda de derechos civiles presentada en agosto17 del 2022 por el fiscal general del estado Bob Ferguson, acusando a la compañía de discriminación contra los trabajadores por motivos de género, ciudadanía y estado migratorio, violando las leyes del estado de Washington contra el discrimen. Además, Ostrom fue acusado de tergiversar los requisitos de empleo y salarios a través de sus anuncios, lo que viola la Ley de Protección al Consumidor de Washington.

El 17 de mayo, Ferguson anunció una multa de $3.4 millones contra los propietarios originales por discriminación. Con esta lucha en curso, los estragos mentales que han sufrido tanto los trabajadores actuales como los despedidos es evidente. Como declaró Gloria Solís, “Pido que el sindicato entre allí por todas las injusticias que estamos viendo con nuestros compañeros de trabajo. Por la razón que sea, nos llaman a la oficina y nos despiden. Ni siquiera nos dan una

oportunidad por dos o tres días. Para ser honesto, estoy marcado mentalmente, ya que no he trabajado, necesito pagar facturas y las facturas no se pagan por sí solas. Entonces, si el sindicato entra, entonces, por supuesto, me gustaría volver a mi trabajo”.

La ley laboral de Estados Unidos excluye a los trabajadores agrícolas

Desde la aprobación de la Ley Nacional de Relaciones Laborales de 1935, los trabajadores domésticos y los trabajadores agrícolas han sido excluidos específicamente de la ley federal que otorga a los empleados el derecho a formar sindicatos o afiliarse a ellos y participar en actividades concertadas y protegidas para abordar o mejorar las condiciones laborales. Además, la Ley de Normas Laborales Justas de 1938, que estableció varios derechos para los trabajadores, incluido un salario mínimo federal y prohibiciones con respecto al trabajo infantil, también excluye a los trabajadores agrícolas.

Esta fue una decisión intencional por parte de los políticos responsables que estaba arraigada en el racismo, el sexismo, la xenofobia y el deseo de sobreexplotar a los trabajadores en su mayoría negros, mexicanos y filipinos; y la ley sigue teniendo consecuencias perjudiciales en la actualidad. Por lo tanto, los trabajadores de Ostrom no pueden pasar por los procedimientos legales normales que los ayudarían a obtener el reconocimiento sindical; Ostrom, ahora Windmill Farms, no tiene la obligación de reconocer las demandas y el sindicato de los trabajadores.

Con todas las probabilidades en su contra, Isela Cabrera, en la acción del 26 de agosto, expresó muy claramente sus simples demandas: “Solo estoy pidiendo el apoyo para un contrato sindical, para que respeten nuestros derechos como trabajadores, tan esenciales como nosotros, para que se deshagan de los supervisores abusivos por todo el acoso, las represalias y el favoritismo. Pido un sindicato, más que nada, para reiterar, para que respeten nuestros derechos, y para que todos nuestros compañeros de trabajo que fueron despedidos injustamente regresen a sus trabajos”.

Para ganar el derecho a un sindicato a pesar de la exclusión racista de los trabajadores agrícolas de la legislación laboral, estos trabajadores organizan el apoyo público. En Seattle, el público tiene la oportunidad de demostrar solidaridad con los trabajadores de Windmill Mushroom Farms firmando esta carta de compromiso.

Además, el 31 de agosto, justo afuera del Seattle Center, los trabajadores y ex trabajadores de Windmill/Ostrom Mushroom Farms y los miembros de la UFW serán y la presidenta de la UFW, Teresa Romero, crearán un cartel publicitario humano de una milla de largo de 4 a 6 p. m. para resaltar sus demandas de reconocimiento sindical y para el consumo público de hongos solo de empresas sindicalizadas. Dado que los trabajadores agrícolas están en tal desventaja en las luchas laborales, la publicidad del sindicato y un boicot a los productos de Windmill Mushroom Farms serían fundamentales para un reconocimiento final del sindicato. Mientras tanto, estos trabajadores siguen firmes.




Source: Liberationnews.org