January 27, 2022
From Workers.org
214 views

Los United Auto Workers hacen una huelga en Ford para que se reconozca el sindicato, 1941. Henry Ford se alió abiertamente con Hitler. Hoy, Ford financia a candidatos ultraderechistas para cargos políticos.

6 de enero de 2021. Esta fecha está grabada en nuestra psique colectiva como el día en que una turba violenta, supremacista blanca y misógina -instigada por el entonces presidente y todavía fanático en jefe Donald Trump- invadió el edificio del Capitolio de Estados Unidos en un intento de anular los resultados de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre de 2020.

Este acto descarado se llevó a cabo con el respaldo de 147 senadores y representantes. Aquellos en el ala de Trump del Partido Republicano, una vez considerados “extremistas” o “elementos marginales”, ahora dictan la política de ese partido. Los tipos de Liz Cheney son demonizados como traidores por aferrarse a lo que una vez fue la “corriente principal” del conservadurismo.

El ala fascista de la clase dominante, y los descontentos de la clase media utilizados como carne de cañón, retrocedieron tras el 6 de enero de 2021. 

Los financiadores corporativos, avergonzados, pronto cortaron las donaciones a los políticos ultraderechistas. “Hay algunos miembros [del Congreso] que, por sus acciones, habrán perdido el apoyo de la Cámara de Comercio de Estados Unidos. Y punto. Alto total, dijo Neil Bradley, vicepresidente ejecutivo y director de políticas del consorcio de grandes empresas. (tinyurl.com/5xh432nu)

Pero esto no duró mucho. En dos meses, la Cámara dio marcha atrás, abriendo la espita financiera a los mismos legisladores que votaron en contra de aceptar la elección del presidente Joe Biden. Boeing, Pfizer, General Motors, Ford Motor Company, AT&T y UPS y más de 700 empresas más dieron cerca de 18 millones de dólares para reelegir a 143 de estos políticos en el último año. Los grupos comerciales, incluida la Cámara, donaron 7,67 millones de dólares a grupos políticos afiliados a los legisladores que votaron para anular la elección y a sus PAC, y las empresas que se habían comprometido a suspender las donaciones han dado desde entonces casi 2,4 millones de dólares a sus campañas y comités de acción política.

Trent Perrotto, portavoz del contratista de defensa Lockheed Martin, explicó la práctica de su empresa de poner los beneficios por encima de los principios: “Nuestro programa de PAC para empleados sigue observando los principios de larga data de compromiso político no partidista en apoyo de nuestros intereses comerciales”. La empresa dio 145.000 dólares a 72 miembros del “caucus de la sedición”. (New York Times, 6 de enero)

Al parecer, los “intereses comerciales” de más de 700 grandes empresas les dirigen a congraciarse con los elementos más viles y afines al Klan de la sociedad.

Fascismo, democracia y capitalismo

¿Por qué es legal que las empresas financien a estos insurrectos ultraderechistas? 

El viejo adagio dice que “la posesión es nueve décimos de la ley”. Tal vez no sea exactamente eso desde el punto de vista matemático. Pero la clase poseedora tiene el poder de gastar “su dinero” -en realidad la plusvalía creada por la clase trabajadora- como le parezca.

La clase capitalista y el Estado siempre han mantenido una relación con la derecha fascista, desde el KKK hasta los Proud Boys.

Como escribió el miembro fundador del partido Workers World/ Partido Mundo Obrero y difunto presidente Sam Marcy en “El Klan y el Gobierno” en 1983, “Incluso en los llamados mejores tiempos, el gobierno capitalista no sólo tolera a las organizaciones terroristas como el Klan, sino que una vez que la lucha de clases de los trabajadores y el pueblo oprimido adquiere el carácter de un auténtico levantamiento de masas, el gobierno capitalista es más propenso que nunca a alentar y promover a gente como el Klan y otros medios de represión.”

El apoyo de una parte de la clase dominante a Marjorie Taylor Greene, Josh Hawley y sus afines no se produce en el vacío. El auge de Black Lives Matter de 2020 y la ola de huelgas de los últimos meses han sacudido su confianza. A algunos de ellos les preocupa si una administración demócrata puede contener la lucha de clases dentro de canales pacíficos, legales y no amenazantes.

El capitalismo es un sistema inherentemente violento de explotación global. Esta es una verdad fundamental, incluso bajo una democracia parlamentaria como la que existe en los Estados Unidos imperialistas, Europa Occidental o Japón. Toda la historia de Estados Unidos es una historia de brutal supremacía blanca, desde el robo de las tierras indígenas hasta la esclavización de los africanos y los linchamientos de George Floyd, Breonna Taylor, Tamir Rice e innumerables otros.

Esto es cierto independientemente de quién sea elegido para el cargo y de cuál sea su estrategia para proteger el sistema de beneficios: más represión o más concesiones a la clase trabajadora. Sólo hay que ver cómo los políticos liberales y los medios de comunicación se deshacen en elogios hacia Liz Cheney, una militarista que está a favor de recortar los programas de asistencia alimenticia para canalizar aún más dólares al Pentágono.

El fascismo, históricamente, representa la aniquilación de cualquier expresión organizada del poder de la clase trabajadora y de los oprimidos, en primer lugar los sindicatos. El peligro es una característica inherente al dominio de la clase capitalista. No se puede confiar en los demócratas, en deuda con la clase dominante, para derrotarlo.

Pero la clase obrera puede derrotar al fascismo. Algunos activistas abogan ahora por un “frente unido contra el fascismo”. En noviembre de 2020, cuando parecía posible que Trump no dejara la Casa Blanca al terminar su mandato, surgieron llamamientos a una huelga general para “defender la democracia.” 

La lucha de clases es la mejor medicina para el veneno de los matones de MAGA.

En última instancia, se necesitará una revolución de la clase obrera que derroque el dominio capitalista por completo para acabar con la amenaza fascista de una vez por todas.

Sí, ¡otro mundo es posible!

El Klan y el Gobierno: ¿Enemigos o aliados?’ de Sam Marcy está disponible en descarga gratuita en PDF en workers.org/books.




Source: Workers.org